REHABILITACIÓN de fachadas

El sistema SATE

Con un sistema SATE se reviste y aísla el exterior del edificio adaptándose las geometrías del mismo, incluso las más complejas, sin discontinuidad. Por tanto cuando está correctamente concebido e instalado permite fácilmente resolver la mayoría de los puentes térmicos del edificio.

Los sistemas SATE que incorporan un aislamiento con un espesor óptimo ase­guran drásticas reducciones de la energía disipada al exterior, demostrando una disminución del consumo de combustibles próximo al 30% y permiten un ahorro energético consistente y continuo (calefacción en invierno; aire acondicionado en verano). Se estima que la inversión realizada para la instalación del sistema se amortiza, de media, en los cinco años siguientes

Beneficios del sistema SATE:

La instalación de un sistema SATE se realiza tratando de minimizar las molestias para los usuarios en el interior de sus viviendas (polvo, eliminación de escombros, simplificación de las fases de elaboración y disminución de los tiempos).

El sistema revaloriza económicamente el inmueble, mucho más que la simple restitución de la fachada.

Con este sistema no se reduce el espacio habitable interior de las viviendas.

El sistema reduce el riesgo de condensaciones. Además los sistemas SATE son impermeables al agua y permeables al vapor de agua.

Los sistemas SATE se suministran de forma integral, de esta forma se asegura la compatibilidad de los componentes.

Mantiene la envoltura exterior y la estructura del edificio en condiciones termo-higrométricas estables, contribuyendo de manera decisiva al mantenimiento de los materiales de construcción a lo largo del tiempo e impidiendo la degradación causada por las oscilaciones de temperatura: grietas, fisuras, infiltraciones de agua, fenómenos de disgregación, manchas, mohos y la impregnación de la masa mural.

Excluye la necesidad de eliminar el enfoscado viejo, excepto cuando existan riesgos de desprendimiento.

Son respetuosos con el medio ambiente al no dispersar sustancias contaminantes, no contener sustancias nocivas para el medio ambiente, reciclarse y reducir las pérdidas energéticas.

Los sistemas SATE, al mejorar el aislamiento térmico en la envolvente de un edificio, permiten alcanzar los criterios de sostenibilidad

Solicita presupuesto para tu proyecto

Sistema de fachada ventilada

El Sistema de Fachada Ventilada es un efectivo y probado sistema de aislamiento térmico consistente en un cerramiento multicapa formado por una hoja exterior de diferentes materiales y naturalezas (piedra natural, fibrocemento, gres porcelánico, gres extruido, panel fenólico, hormigón polímero, terracota, zinc, composite, trespa…) unida mecánicamente a la hoja interior (cerramiento existente de ladrillo, bloque de hormigón, etc.) mediante una subestructura metálica ligera. Además incorpora una cámara de aire en movimiento de anchura variable (mínimo de 3 cm), donde se coloca habitualmente el aislamiento térmico adosado a la hoja interior.

Las funciones de la cámara de aire en movimiento son:

Colocación del aislamiento por el exterior de todo el cerramiento y eliminación de puentes térmicos. Los puentes térmicos se presentan en los sistemas tradicionales (pilares, cantos de forjado, etc.). En invierno, el flujo de calor interior se escapa por estos puntos provocando un enfriamiento en las paredes interiores y el riesgo de condensación de la humedad relativa del interior de la vivienda.

Beneficios de la fachada ventilada:

Efecto chimenea, que permite la disminución de las condensaciones, aportando estanqueidad frente a la lluvia y viento y manteniendo seco el aislamiento y la hoja interior. La ventilación se logra mediante las aperturas superiores e inferiores y/o a través del diseño de juntas abiertas por toda la envolvente del edificio. Beneficios de la fachada ventilada.

Aislante térmico: gracias al sistema de cámara de aire que se crea entre la nueva “piel” y el muro del edificio. En periodos de calor se consigue menor absorción del calor, y en periodos de frio menor dispersión del calor interior.

Aislante acústico: disminuye la contaminación medioambiental evitando problemas de salud derivados al ruido como son el estrés, cansancio, dolor de cabeza, falta de concentración…

Impermeable: sistema perfecto para eliminación de problemas de humedades por fachadas.

Elimina condensación de agua: la presencia de cámara de aire facilita la evacuación del vapor de agua procedente del interior.

Ahorro energético: Menor gasto de calefacción y aire acondicionado. Se consigue ahorro energético entre el 25%-40%.

Resistente al paso del tiempo: El envejecimiento de las piezas, tanto en color como en textura son resistentes a las inclemencias del tiempo, con costes de mantenimiento prácticamente nulos.

Revalorización del inmueble: Su edificio cambia la estética completamente viéndose más actual, moderno y por consiguiente aumenta sustancialmente su valor.

ENVIANOS UN CORREO ELECTRÓNICO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies